martes, 19 de enero de 2016

ACTIVIDADES SOBRE LA ZORRA Y EL CUERVO

A partir de esta fábula, vamos a crear un texto explicando las funciones del lenguaje y los tipos de oraciones que aparecen en ella. Además analizaremos cómo están formadas algunas palabras que aparecen en el texto. Por último, redactaremos un texto sobre las relaciones semánticas que encontremos.

LA FÁBULA DEL ZORRO Y EL CUERVO

Un gran cuervo negro volaba sobre un campo de maíz dorado, cuando vio a un grupo de personas merendando a la sombra de un castaño.
“Qué suerte, pensó. “Seguramente, esta gente me dejará algún bocado sabroso.”
Con esta idea se instaló en una rama, justo encima de ellos.
Esperó y esperó, hasta que su paciencia se vio recompensada. Al irse, los excursionistas dejaron un gran trozo de queso.
“Hice bien en esperar”, pensó el cuervo, lanzándose a recoger el queso con el pico. “¡Qué listo soy!”
Casi sin tocar el suelo se volvió a su rama del árbol. Estaba a punto de empezar a comer cuando una zorra salió del campo de maíz.
-¡Qué olor más bueno! -dijo, relamiéndose el hocico. Se le hacía la boca agua con aquel tufillo que venía de las alturas. Entonces vio al cuervo con su hermoso trozo de queso en el pico.
A la zorra le gustaba mucho el queso y era muy astuta. Así que le dijo:
-¡Qué pájaro tan bonito eres, cuervo! ¡Con tus plumas tan brillantes, tu pico tan afilado y tus ojos tan redondos!
Al cuervo le encantaron estos halagos. Con la cabeza muy erguida, se pavoneó por la rama, esperando recibir nuevos cumplidos. Y así fue.
-Un pájaro tan bonito como tú debe tener una voz maravillosa -le dijo la zorra astutamente-. ¿Quisieres cantar para mí?, ¡me harías muy feliz!
Al escuchar esto, el cuervo sacó pecho, abrió el pico y lanzó un fuerte graznido.
El pedazo de queso se le cayó de la boca, yendo a parar a las fauces de la zorra, que aguardaba debajo este momento.
-Gracias, querido -exclamó-. Ahora sabrás cuál es el precio de la vanidad.
Y riéndose, se zampó el queso.

FUNCIONES DEL LENGUAJE Y TIPOS DE ORACIONES SEGÚN LA INTENCIÓN DEL HABLANTE:

En este texto la función del lenguaje que predomina es la función informativa (representativa o referencial) como podemos observar en la línea 1: "Un gran cuervo negro...maíz dorado" o en la línea 5: "Con esta idea se instaló en una rama" ya que el emisor pretende dar datos sobre lo que está contando y, además, se emplean oraciones enunciativas afirmativas. Otra función del lenguaje que se observa en el texto es la emotiva o expresiva, ejemplo de ello es "¡Qué olor más sabroso!" en la línea 12 o "¡Qué pájaro más bonito eres, cuervo! en la línea 16 porque el emisor muestra su estado de ánimo utilizando oraciones de tipo exclamativo. Por último, encontramos la función del lenguaje apelativa en la línea 21, "¿Quisieres cantar para mí?" mediante la que el emisor pretende que el receptor actúe de una forma determinada para ello se usan oraciones interrogativas, en este caso es directa y total.

FORMACIÓN DE PALABRAS:

TUF – ILLO: Esta palabra es derivada  del sustantivo tufo. Al lexema "tuf-" se le ha añadido un morfema derivativo de tipo sufijo "-illo".

VANIDAD – ES: Esta palabra es simple. Su lexema es "vanidad" y se le ha añadido un morfema flexivo que indica número plural "-es".

EXCURSION - ISTA – S: Esta palabra es derivada del sustantivo excursión. A su lexema "excursión" se le ha añadido un morfema derivativo de tipo sufijo "-ista-". Además tiene un morfema de tipo flexivo que indica número plural "-s"


IN - CUMPL - E: Esta palabra es derivada del verbo cumplir. A su lexema "cumpl-" se le ha añadido un morfema derivativo prefijo "in-". Además tiene un morfema flexivo que indica 3ª persona del singular del presente de indicativo.


RELACIONES SEMÁNTICAS

Vamos a analizar las relaciones semánticas que se dan en el texto que hemos leído. Para comenzar vemos que existen varios sinónimos como personas (l.2), gente (l.3) y excursionistas (l.7) o  comer (l.11) y zampó (l.27); también encontramos antónimos, por ejemplo encima (l.5) y debajo (l.25) o recoger (l. 8) y caer (l.24); otro elemento que podemos observar es el hiperónimo pájaro (l. 20) y su hipónimo cuervo en la línea 18; además se emplean homónimos como saco (l. 22) y bonito (l. 16); así mismo aparecen palabras polisémicas, ejemplo de ello son zorra (l.25) y campo (l. 1).  Para finalizar, en cuanto a los campos semánticos observamos tres: uno que se refiere a animales (en la l. 18, cuervo y en la l. 15, zorra); otro corresponde a los colores (negro en la l. 1 y dorado en la l1), y el último, partes del cuerpo de un ave (pico, l.9; plumas, l.16 y ojos, l.17).
Publicar un comentario en la entrada