miércoles, 30 de marzo de 2016

CÓMO SE CREA UNA DESCRIPCIÓN

Comentario de un texto descriptivo. El análisis permite que pensemos cómo se construye una descripción.


No se parecían lo más mínimo a ningún otro estudiante. De los tres chicos, uno era fuerte, tan musculoso que parecía un verdadero levantador de pesas, y de pelo oscuro y rizado. Otro, más alto y delgado, era igualmente musculoso y tenía el cabello del color de la miel. El último era desgarbado, menos corpulento y llevaba despeinado el pelo castaño dorado. Tenía un aspecto más juvenil que los otros dos, que podrían estar en la universidad o incluso ser profesores aquí en vez de estudiantes.

Stephenie Meyer, Crepúsculo. Un amor peligroso, Alfaguara.


Este fragmento que estamos analizando es de carácter descriptivo ya que en él se  representa de forma detallada y ordenada los rasgos físicos de los personajes que aparecen, es decir, se da respuesta a cómo es alguien. En este caso cómo son los tres chicos (l. 1) de los que se habla en el fragmento.

Según el punto de vista del emisor, se trata de una descripción subjetiva ya que éste expresa su opinión sobre cómo son los personajes (l. 2, parecía un verdadero levantador de pesas). Además, dentro de los tipos de descripciones de personas, estamos ante una prosopografía porque se describen sólo  los rasgos físicos de los personajes: era fuerte (l. 2), era desgarbado (l. 4)

En cuanto a los elementos lingüísticos propios de esta modalidad discursiva, encontramos el uso de sustantivos como estudiante, chicos (l. 1); pelo (l. 3);  cabello, color, miel (l. 4); aspecto (l. 5); universidad, profesores, estudiantes (l. 6-7). También, junto a estos se emplean adjetivos como fuerte, musculoso (l. 2); oscuro, rizado, alto y delgado (l. 3); desgarbado (l. 4); corpulento, despeinado, castaño y dorado (l. 5); juvenil (l. 6)

Otro rasgo lingüístico de la descripción que destaca en el fragmento es el uso de verbos copulativos (l. 1, parecían; l. 3 y 4, era; l. 6, ser) y, por tanto, de oraciones atributivas (l. 1, No se parecían lo más mínimo a ningún otro estudiante). Los tiempos verbales que predominan en este tipo de textos son el presente y el pretérito imperfecto que es el que se emplea en este texto (l. 1, parecían; l. 2, era; l. 4, tenía y l. 5, llevaba)

Por último, predomina el uso de oraciones unidas por la conjunción “y” como en la línea 3, “era igualmente musculoso y tenía el cabello…”; l. 4-5, “era desgarbado, menos corpulento y llevaba…”


Tras este análisis podemos concluir que el fragmento, efectivamente, tiene las características y elementos lingüísticos propios de una descripción.
Publicar un comentario en la entrada